La trata de personas quebranta la vida de las víctimas